Inicio Alimentación eco Alerta con los alimentos, ya que no todo es eco, orgánico o...

Alerta con los alimentos, ya que no todo es eco, orgánico o Bio

17
0
Compartir

El auge de consumir alimentos saludables para cuidar nuestro organismo ha contribuido con la proliferación de cualquier cantidad de productos que prometen cumplir con esta tendencia, pero que en la práctica no cumplen a cabalidad con los requisitos.

Hay que comenzar aclarando que los alimentos orgánicos, biológicos y ecológicos son una misma cosa, sin embargo hay que establecer algunas características que le son propias e inconfundibles.

Se trata de que la composición de los alimentos, la cual debe ser de al menos un 95% de ingredientes ecológicos y que además han sido certificados de forma correcta, en nuestro caso es vital que lleve el logo Bio.

Consumir alimentos ecológicos es una tendencia sin lugar a dudas que trasciende los gustos cada vez más exigentes de los consumidores para convertirse en una tendencia indiscutible y sólida de negocio en España a tener en cuenta.

Como muestra de que es un negocio con mucho potencial de crecimiento, el pasado 2018 se registró un alza del 11% más de industrias Bio, un 6% en cantidad de operadores y 5% en la superficie de producción ecológica, datos emanados del Ministerio de Agricultura.

España cuenta con un liderazgo indiscutible en este sector donde destaca por sus dos 2.082.000 hectáreas de producción ecológica, lo cual la sitúa en el primer lugar de los países de Europa y el cuarto a nivel mundial.

Con respecto a los operadores ecológicos, también ha tenido un crecimiento importante donde agricultores, comercios e industrias suman unos 41.000.

Ha ocupado lugares importantes en industrias eco ubicándose en el quinto puesto para el 2017 entre las industrias eco del mundo al mismo tiempo que exportador de vinos eco, legumbres, cítricos y aceite de oliva.

No se ha quedado rezagado tampoco en materia de gastos derivados del consumo de productos alimenticios y de bebidas Bio, 1.962 millones de euros fue la cifra de consumo interno para el 2017, lo cual representa un aumento de 16,4% mientras que el gasto por persona fue de 42,2 euros superando con creces los 6 euros por persona y año de 10 años antes.

Pero esta revolución de productos Bio también ha atraído a comerciantes sinvergüenzas que con frecuencia hacen pasar un producto que son naturales, mas no necesariamente cumplen con el calificativo de Bio y es allí donde el consumidor debe ser muy cuidadoso para no caer en las manos de estas personas.

Basta con echar un vistazo a todo lo que ofrece el mercado para darse cuenta de la amplia variedad de productos que existen y que vinculan por todos los medios posibles con la alimentación saludable, pero si se presta atención a la procedencia de sus ingredientes y a las certificaciones reglamentarias, podrás separar sin problemas lo que es Bio de lo que no lo es.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here