Inicio Alimentación eco Comprar un descalcificador de agua. ¿Mejor con sal o sin sal?

Comprar un descalcificador de agua. ¿Mejor con sal o sin sal?

321
0
Compartir
Comprar Descalcificador Agua

Si quieres que el agua de casa sea lo más adecuada tanto para los electrodomésticos como para tu salud, es mejor que eches un vistazo a lo que te contamos.

A la hora de tratar el agua de nuestra casa, piso o vivienda, combatir la cal, y hacerla más adecuada a nuestro organismo cuando la bebemos, una de las grandes cuestiones a abordar es el uso del descalcificador. Estos aparatos, los que utilizan sal en su tratamiento, se encargan de eliminar los minerales causantes de la cal como son el magnesio (Mg) y el calcio (Ca) del agua , y por otro lado, los que no emplean sal neutralizan estos minerales pero sin eliminarlos. Estas dos variantes lanzan la principal incógnita a la hora de comprar un descalcificador de agua. Qué es mejor, ¿un descalcificador sin sal o uno con sal?

La principal diferencia entre ambos reside en cómo actúan con respecto a los minerales que causan la dureza (Mg y Ca). El primer tipo emplea una serie de resinas que tienen una capacidad química capaz de retener los iones de calcio y magnesio, permitiendo su eliminación segura. El segundo descalcificador, sin embargo, es más un acondicionador de agua, ya que cambia la forma cristalina de los minerales para que no se adhieran a las superficies.

El descalcificador sin sal es mejor, ¿por qué?

El principal inconveniente del descalcificador de agua con sal es que erradica por completo la presencia de magnesio y calcio en el líquido que bebemos. Bien es cierto que esto es beneficioso para griferías, electrodomésticos y aparatos que usan agua caliente sanitaria (ACS); pero por el contrario no es nada bueno para nuestro organismo, ya que necesita, aunque en poca cantidad, contar con estos dos elementos.

Hay que añadir también que, mediante este mecanismo, el líquido cuenta ahora con sal tras completarse el proceso, algo que tampoco es bueno para el consumo humano, sobre todo en personas hipertensas. Sumamos, además, la necesidad de instalar un equipo de osmosis inversa que se encargue de acondicionar el agua para su potabilidad. Un gasto a añadir que deberemos asumir si queremos beber agua potable del grifo.

Otro de los inconvenientes de estos sistemas es el continuo e innecesario desperdicio de agua que necesitan en sus procesos de regeneración de resinas. Además, este agua con sal termina en el desagüe dañando al medio ambiente.

También este tipo de equipos necesitan de constantes recargas de sacos de sal, además de complicados ajustes y programaciones para tener el sistema en funcionamiento.

Por acondicionamiento del agua, por instalación y por la necesidad de contar con aparatos adicionales, los descalcificadores con sal flaquean frente a los descalcificadores sin sal. Estos últimos son además más ecológicos, más baratos y, para colmo, mucho más saludables en todos los sentidos, incluso cuando se trata del bienestar de los aparatos afectados por la cal ya que también los protegen frente a la corrosión.

A consecuencia de todo esto, cada vez más compradores están abriendo los ojos y decantándose por esta tecnología mucho más avanzada, capaz y adecuada.

Entre estos sistemas de tratamiento físico sin sal, destacamos los comercializados por marcas como ECOCAL y sobre todo SCALEBUSTER.

Con estos sistemas ya no volverás a pensar en la rotura de tus electrodomésticos, en la factura de electricidad o en el estado de tu piel. Simplemente instalas Ecocal o ScaleBuster y te olvidas de todo, porque estos sistemas no consumen nada.

Miles de clientes ya han comprado la mejor tecnología al mejor precio. No necesitan mantenimiento, ni sal, ni recambios. Son los descalcificadores más respetuosos con el medio ambiente y su instalación es rápida, ocupando muy poco espacio.

Además, al ser totalmente ecológicos, ayudarás un poquito a tu entorno por que no solo evitan la utilización de sal, si no que además, la mejora en la eficiencia energética de tu caldera reducirá la emisión de gases de efecto invernadero.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here