Inicio Biotecnología Crean con biotecnología un riñón que produce orina

Crean con biotecnología un riñón que produce orina

68
0
Compartir

Investigadores del Hospital General de Massachusetts que desarrollaron riñones de rata obtenidos por la biotecnología, produjeron con éxito orina después de ser colocados en animales vivos y en un aparato de laboratorio.

Un informe del equipo del hospital describió cómo se elaboraron los reemplazos mediante células vivas de los órganos de donantes, un trabajo que revoluciona la ciencia de hoy día y que se hizo previamente para concebir pulmones, hígados y corazones bioartificiales.

El autor del artículo Harald Ott del Centro de Medicina Regenerativa, dijo en la publicación de la revista médica que la morfología del órgano original se conserva intacta y el riñón es replantado conectándose a los sistemas tanto urinarios como vasculares del sujeto receptor. Añade el científico que con esta tecnología los enfermos renales que aguardan un riñón o no cumplen con los requisitos para ser trasplantados de inmediato, serán aptos y competentes para aceptar órganos que se originan de sus células nativas.    

La tecnología descubierta por Harald Ott se basa en quitarlas del órgano del donante con agua jabonosa y trasladar el colágeno para suplir la capa que cubre las del riñón y el sistema vascular de las ratas bebés. Se confirmó que los órganos se conservaron y que la técnica funcionó satisfactoriamente.

Además, aquellas que fueron sembradas apropiadamente en los fragmentos de la estructura de colágeno que fue solicitada para que circulara por la arteria renal de las células del riñón y las vasculares por medio del uréter, trabajaron como se esperaba. Activando a su vez a las que se dispersaron previamente y que habían sido cultivadas durante 12 días en un biorreactor capacitado para tal fin.

Los científicos ensayaron originalmente con los órganos colonizados en un módulo que pasaba la sangre por el sistema vascular y drenaba la orina de forma continua, evidenciando la actividad molecular, la filtración de la sangre y la fabricación de la urea.

Las secciones obtenidas por bioingeniería que fueron trasplantadas en las ratas a quienes le sustrajeron el riñón, empezaron a originar orina en cuanto el abastecimiento de sangre se restituyó, sin que se presentaran los coágulos o una posible hemorragia.

La actividad de los riñones recuperados bajó considerablemente comparado con la normal actividad de los riñones estándar y sanos, hecho que los científicos consideran que es debido a la inmadurez de las células manejadas para trasplantar el mismo órgano.

Ott reconoció con el estudio que perfeccionar las diferentes células permitirá crear un órgano más eficaz y eficiente. Basándose en el experimento inicial: “se espera que los nuevos riñones elaborados por la ingeniosa técnica de bioingeniería en el futuro sean capaces de suplantar totalmente la acción renal, igual que lo hacen actualmente los riñones de los donantes”, añadió el técnico.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here