Inicio Noticias El Monstruo de las Galletas existe pero tú aún no lo conoces

El Monstruo de las Galletas existe pero tú aún no lo conoces

259
0
Compartir

Debemos incluir las galletas en la dieta, sin embargo no todas son buenas y es que el circo de la publicidad alimentaria no deja de sorprender y cada día se conocen productos que, o bien no son lo que parecen, o bien se venden como saludables cuando en realidad no lo son, y es el caso de las galletas.

Por ejemplo, las galletas AvenaCol se anuncian como beneficiosas para reducir el colesterol y utilizan como reclamo de venta las propiedades beneficiosas del betaglucano, un elemento presente en la avena. Pero, los expertos se preguntan: “¿Realmente este tipo de galleta procesada puede tener algún beneficio para la salud?”. La respuesta es: no.

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) considera que para que el betaglucano pueda contribuir al mantenimiento de los niveles normales de colesterol en sangre, se deben consumir al menos tres gramos al día. Por su parte las galletas de esta marca solamente contienen 2,2 gramos de betaglucano por cada 100 gramos.  Así pues, para obtener los beneficios del betaglucano, se deberían consumir 150 gramos de galletas o, lo que es lo mismo, 18 galletas.

¿Qué efectos tendría para la salud el consumo de 18 galletas?

Dicen los expertos que los productos procesados suelen ser una bomba de azúcar, sal y grasas y, de hecho, estas galletas también lo son. De ahí el sinsentido de que puedan venderse como un producto que ayuda a reducir el colesterol.

Si se analiza el perfil nutricional del producto, teniendo en cuenta las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), los datos hablan por sí solos: 18 galletas contienen 31 gramos de azúcar (unos 4 sobres), a pesar de que la OMS considera que una persona adulta puede consumir un máximo de 25 g de azúcar al día. Todo ello además supondría el 40% de la ingesta máxima recomendada en un día de grasas saturadas (6 g) y 1 g de sal, el 20% de la ingesta máxima recomendada también en un día.

En definitiva y mirando lo que se saca de todo ello como resumen es que tratar de obtener betaglucano de una fuente alimentaria como las galletas industriales no solo es ineficaz, sino que también puede ser perjudicial para la salud porque es una forma de cargar el organismo con un exceso de azúcar, grasa y sal.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here