Inicio Biotecnología Gracias a la biotecnología podremos plantar cara a las sequías

Gracias a la biotecnología podremos plantar cara a las sequías

287
0
Compartir
Gracias a la biotecnología podremos plantar cara a las sequías

La biotecnología en su constante avance ha logrado manipular químicamente el mecanismo de circulación de nutrientes y moléculas de las plantas para que logren adaptarse a la sequía, como una respuesta a la amenaza global que significa la escasez de agua en el mundo debido al cambio climático.

Ante tal panorama catastrófico un equipo conformado por científicos de origen español se ha dado a la tarea de aportar su grano de arena a través de sus conocimientos con el fin de enfrentar esta problemática, trabajando en forma incansable durante cinco largos años y logrando finalmente diseñar plantas sin el componente hídrico y sin comprometer su evolución y crecimiento.

Se trata de enfrentar la sequía, responsable directa de la pérdida del 40% de los cultivos a nivel mundial aun cuando las proyecciones en el ámbito científico acerca del cambio climático no avizoran un futuro que permita ser optimista, aun cuando su objetivo a alcanzar es la aplicación de estas técnicas en el cultivo de cereales y tomates.

El Centro de Investigación en Agrigenómica (CRAG) cuya sede está establecida en la ciudad de Barcelona, dedicado al estudio de las bases moleculares de índole genética en plantas y animales y cuyos trabajos van desde la ciencia básica hasta los aplicados en franca colaboración con la industria, cuenta con los conocimientos y el trabajo investigativo de la investigadora del CSIC ANA I  CAÑO –DELGADO, quien lidera el avance de la Biotecnología vegetal y el de los cultivos mejor adaptados.

No obstante se enfrentan a obstáculos como son la carencia de incentivos para patentes así como impedimentos europeos a la iniciativa de la edición genómica.

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea con sus reciente limitaciones impuestas a la técnica CRISPR, coloquialmente conocida como el corta y pega genético, supone para los científicos españoles impulsores de la misma, un atraso tecnológico ante otros científicos del mundo, lo cual por supuesto desaprueban.

Como un ejemplo de la efectividad de esta novedosa e interesante técnica de cultivo de plantas sin componente hídrico está la Arabidopsis thaliana, muy similar a la rúcula y consumida en ensaladas en algunos países.

Posee la virtud de ser de rápido crecimiento, poca altura y fácil manipulación para el consiguiente traslado a los sistemas de cultivo.

Esto significa un gran paso, ya que se trata de la creación de plantas que no requieren de agua para su crecimiento normal tal como lo conocemos y que se logró a través del método de manipulación genética del sistema vascular y células madre, lo que dado lugar este innovador descubrimiento que les permitió modificar la circulación de nutrientes y moléculas que son primordiales para la adaptación a la sequía que es el objetivo a que se quiere llegar en esta investigación tan relevante.

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here