Inicio Noticias Investigadores advierten que las bacterias miden la concentración de antibióticos y se...

Investigadores advierten que las bacterias miden la concentración de antibióticos y se vuelven inmunes

110
0
Compartir

Raúl Ruiz, Fernando de la Cruz y Raúl Fernández, son los investigadores del Instituto de Biomedicina y Biotecnología de Cantabria (IBBTEC), que descubrieron la forma de cómo son capaces las bacterias de medir en su entorno la concentración de antibióticos y volverse inmunes ante ellos. El estudio fue publicado en la revista Science Advances.

Los científicos del IBBTEC, lograron establecer que las bacterias adquieren sensores específicos que detectan la presencia del antibiótico midiendo su concentración y activando de inmediato unos mecanismos de resistencia.

Gracias a los sensores de dos bits, las bacterias evalúan rudimentariamente el nivel de amenaza que supone el antibiótico, modulando su respuesta.

Si la concentración está por debajo del umbral que les produce daño, estas no responden ante su presencia, es decir, que van generando resistencia automáticamente a medida que la concentración aumenta.

Las bacterias endófitas son beneficiosas dentro de la biotecnología

Señala el portavoz de la Universidad de Cantabria, que sorprende también cómo los sensores de dos bits están perfeccionados para valorar los niveles de concentración, ‘muy por debajo’ de lo que los hospitales emplean.

Por ser residuales son frecuentes en el ambiente natural, ya que las moléculas que desprenden los antibióticos cuando se trata de una infección en los humanos o en la cría de animales de granja, genera contaminación en el medio.

Los resultados logrados por Ruiz y sus colaboradores muestran que los mecanismos de resistencia están esencialmente dirigidos hacia las concentraciones residuales, esto indica que la situación de resistencia a los antibióticos es un problema tanto para la salud humana, como para la ambiental.

Como se sabe, los antibióticos son fármacos esenciales para tratar infecciones producidas por bacterias. Cada vez es más frecuente que haya enfermedades causadas por microbios que son resistentes a estos fármacos.

Tal es el caso de la gonorrea, tuberculosis o neumonía, que son más difíciles de tratar con antibióticos, incrementando el tiempo de permanencia en los hospitales, la mortalidad y el costo económico para los sistemas de prevención.

La resistencia a los antibióticos es un fenómeno global y la (OMS) Organización Mundial de la Salud, la considera una de las amenazas más determinantes para la salud humana.

Pese a ciertas creencias son las bacterias las que provocan las infecciones, no los humanos quienes sí las sufren. Ellas desarrollan la resistencia al tratamiento y esto sucede generalmente porque incorporan genes que les ayudan a contrarrestar la acción de los fármacos.

Las bacterias también han adquirido específicos sensores que son capaces de detectar la presencia del antibiótico para activar los mecanismos de resistencia.

Será un trabajo humano, minucioso y especializado quien se encargue de evaluar en lo sucesivo dentro del laboratorio nuevos antibióticos que ataquen a las bacterias ante una infección, pues de ocurrir una enfermedad o epidemia, el hombre estaría desamparado, sin cura posible.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here