Inicio Biotecnología La Biotecnología es una alternativa para eliminar el problema del plástico

La Biotecnología es una alternativa para eliminar el problema del plástico

66
0
Compartir

La fabricación de plástico a nivel mundial ha aumentado significativamente en los últimos tiempos. Su presencia en la industria automotriz, electrónica, farmacéutica, de la construcción, medicina y envases y en la agricultura es inminente.

Sobre todo por sus propiedades térmicas, químicas o mecánicas, de baja densidad, la compatibilidad con tejidos vivos, su flexibilidad, impermeabilidad y resistencia. Además es económico, útil y de innumerables aplicaciones.

Actualmente, el mayor productor de plástico es China, detrás están Asia, Estados Unidos y Europa donde la demanda se agrupa en cinco naciones Alemania, Francia, Italia, Reino Unido y España.

Sin embargo son una amenaza para el medio ambiente, especialmente los ecosistemas marinos, por encima del cristal, metal, papel y vidrio. Como no se degrada fácilmente, provoca impactos negativos a la naturaleza y agrava el problema por ser un gran contaminante a pesar de sus bondades.

Por eso una medida sería encontrar un sustituto o mecanismo para apartarlo de los ecosistemas. En este caso, se presenta una manera más prometedora como el de liberar bacterias que concretamente consuman el plástico. Aquí entraría en juego la biotecnología, como una forma de aplicar la ciencia al sistema de organismos vivos o biológicos y sus derivados, para la crear o modificar productos para usos específicos.

En días recientes se creó un tipo de bacteria idónea para descomponer las botellas de dicho material sugerido por una publicación de la Academia nacional de Ciencias.

El estudio se relaciona con el hallazgo en el año 2016 de un microorganismo llamado Ideonella sakaiensis, en un vertedero nipón cuyos desechos fueron utilizados como fuente de energía por el PET (tereftalato de polietileno) que contienen usualmente las botellas de refrescos que se producen en el planeta.

Con este catalizador se lograría degradar el PET en poco tiempo, comparación con los más de cuatro siglos que tardaría en descomponerse naturalmente. No sólo la Ideonella sakaiensis es una especie que tiende a comerse el plástico. También se descubrió que las orugas del gusano de cera lo desgarran en pocas horas, y los gusanos de la harina tienen microbios intestinales que lo consumen mediante el poliestireno.

El científico norteamericano del Laboratorio Nacional de Energías Renovables del Departamento de Energía Gregg Beckham, opina que dada la propagación de la contaminación ambiental, la probabilidad de que los microbios se desarrollen rápidamente y de la misma manera altere la composición de los plásticos dispuestos por el hombre. Es asombroso cómo la naturaleza está evolucionando y ofreciendo soluciones, dijo.

Se necesitan correcciones radicales ya que acerca de ocho millones de toneladas de plástico se suman a los desechos anualmente y el 91% de la cifra no se recicla. Es decir, que de los vertederos se dirigen hacia el océano, quien sufre sus embates al destruir los ecosistemas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here