Inicio Biotecnología La biotecnología israelí crea una retina protésica para restaurar la visión

La biotecnología israelí crea una retina protésica para restaurar la visión

70
0
Compartir

Investigadores del Centro de Nanociencia, nanotecnología y Nanomedicina de la Universidad de Tel Aviv en Israel, liderados por la Profesora Yael Hanein, una pionera en el campo de la biotecnología, han estado desarrollando un implante de retina artificial que pueda insertarse en el ojo y restaurar la vista en pacientes que padecen enfermedades degenerativas macular relacionada con la edad (AMD).

Los resultados de la investigación se dieron a conocer en el evento creado por Google y organizado en Londres por Solv for X, con el propósito de fomentar proyectos de innovación y lograr hacer frente a los retos en materia científica que utilizan tecnología de vanguardia.

La retina es un tejido que envuelve la parte posterior del globo ocular que es sensible  a la luz y la convierte en señales eléctricas que estimulan las células nerviosas, enviando señales a la corteza visual del cerebro.

La biotecnología israelí crea una retina protésica para restaurar la visión

La AMD generalmente afecta a personas que tienen alrededor de 55 años de edad, y a medida que envejecen, van presentando daño o degradación en una parte determinada de la retina, lo que limita la capacidad de ver. Los fotorreceptores comienzan a presentar una degeneración progresiva, mientras que el resto de las capas neuronales de la retina, se mantienen en gran parte intactas.

Los investigadores probaron el desarrollo de un implante que consigue captar la luz y enviar señales visuales al cerebro de un individuo, neutralizando los efectos de la AMD y de otros padecimientos relacionados con la vista.

En el caso de que una persona haya perdido la vista como consecuencia de la degradación de las células sensibles a la luz porque no puede convertir la luz en pulsos eléctricos, se puede implantar quirúrgicamente una retina protésica en el ojo, hecha de una delgada película circular de material fotoactivo, con pigmentos semiconductores, que funcionan parecido a un píxel individual en un sensor de una cámara digital.

Cada píxel es realmente microscópico, aproximadamente 100 veces más delgado que una célula y con un diámetro más pequeño que el de una hebra de cabello humano. Consiste en un pigmento de bajo precio, no tóxico y muy utilizado en cosméticos comerciales y en tintas para tatuajes.

Cabe señalar, que los materiales actualmente utilizados en los implantes de retina, son rígidos y están diseñados para funcionar en un entorno seco, lo que los hace inadecuados para el entorno biológico. En cambio, la retina creada en esta investigación es una película flexible, sensible a la luz e inalámbrica, que trabaja en un ambiente húmedo pudiendo imitar perfectamente a los fotorreceptores de una retina.

En comparación con otras tecnologías, los investigadores concluyen que el dispositivo creado es más duradero, flexible y eficiente, además de ser capaz de estimular las células nerviosas en la retina y el cerebro.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here