Inicio Alimentación eco La increíble genética del tomate

La increíble genética del tomate

198
0
Compartir
modificacion genetica en alimentos como el tomate

La mayoría de los tomates que se cultivan, los cuales presentan un tamaño inmenso a su proporción habitual y además con gran jugosidad, se debe gracias a un gen que pasa por una mutación que regula su tamaño celular, esta propiedad es una característica que no poseen las variedades silvestres y que además, se ha ido adquiriendo mientras se domesticaba la planta.

Esta mutación se originó en los tomates cherry, pero actualmente ya aparece en todas las variedades del cultivo, puesto que desde que los seres humanos empezaron a plantar tomates en las zonas andinas como lo son, Ecuador y Perú, los agricultores encargados han seleccionado de manera continua y con crecimiento progresivo las plantas que han aportado sus frutos con mayor tamaño, lo que ha traído un resultado que miles de años después un tomate encontrado en un supermercado ordinario pueda llegar a pesar hasta 1.000 veces más que sus ancestros.

crecimiento celular del tomate

Una de las cosas más resaltantes en este cultivo es que esta mutación genética no altera las vitaminas y tampoco los aportes positivos que el tomate nos brinda, puesto que a pesar de creer que por una mutación genética pueda dañar nuestra salud, la respuesta es que no hay ninguna amenaza presente ante los tomates más grandes y los más pequeños.

Ahora ya teniendo en cuenta que el responsable del crecimiento progresivo en los tomates es un gen, cabe destacar que los científicos lo denominan Regulador del Tamaño Celular (RTC), así que este gen literalmente se encarga de que el peso del fruto aumente, consiguiendo de manera directa que se incremente el volumen de las células presentes en la parte del cultivo llamada pericardio, que específicamente es la parte carnosa que recubre la semilla del tomate.

En comparación con los tomates silvestres, las variedades domesticas del cultivo, presentan claramente una mutación en el gen que regula la Proteína Fundamental (RTC) cuya modificación se centra en corregir o alterar la maduración y diferenciación de los tejidos del fruto.

La investigadora y encargada de los estudios al respecto del fruto Esther van der Knaap, suele indicar que en sus investigaciones no se demuestra de manera concisa como la proteína CSR aumenta el tamaño del fruto de manera celular, ella se inclina a que será una investigación para un futuro. Además de esto, este gen beneficiario del cultivo y anti dañino para la salud, abrirá nuevas vías de investigación sobre como modificar el tamaño del fruto editando de manera directa el genoma de la misma planta, pero de manera inteligente, con el fin de no perder cualidades como la resistencia que posee a enfermedades y su sabor,  además la investigadora Knaap también indicó que el tamaño del fruto no está relacionado con su sabor, lo que significa que se podrá seleccionar el tamaño del fruto además del sabor del mismo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here