Inicio Noticias Los desafíos de la Biotecnología

Los desafíos de la Biotecnología

69
0
Compartir

Pensar qué le espera a la industria agrícola en el futuro y cómo será su evolución para lograr una total independencia siendo parte de un sector que busca su propio desarrollo es un desafío.

De hecho se ha estado trabajando en eso, a través de la generación de productos cuyo valor nutricional sea adecuado a cada individuo, además se resistan a las plagas que los atacan, contengan buenos nutrientes y posean la capacidad de adaptarse a climas adversos para el mayor provecho y beneficio de la población.

Hace poco un gen que permitirá desarrollar cereales que toleren el tiempo de sequía fue identificado en Escocia por un grupo de investigadores de la Universidad Heriot-Watt, los mismos revelaron que el gen se llama HvMYB1 y fue reconocido en la cebada.

Según el director ejecutivo de ChileBio y Doctor en Ciencias Biológicas, Miguel Ángel Sánchez este no ha sido el primer caso, pues ya hay “un maíz biotecnológico, comercializado en Estados Unidos que es tolerante a la sequía.

Igualmente en Chile existen cañas de azúcar en las mismas condiciones; así como cítricos que soportan los suelos salinos, aunque están en etapa de exploración”.

biotecnolo

Es importante señalar que estos productos han respondido a las expectativas de las industrias agrícolas de las naciones del mundo que ven en la biotecnología una salida. Aunque hay que saldar ciertas condiciones. Explica el doctor que es importante crear cultivos que sean tolerantes a los insectos; más “del 30% de la producción agrícola se pierde por el ataque de esta población de animales”. 

Un claro ejemplo es el maíz; recientemente los científicos han modificado algunas variedades para añadirle una proteína que desde la siembra ya la protege, cuando las plantas están en edad adulta adquieren resistencia a microorganismos sin exponerse a las peligrosas plagas.

Hay que trabajar para lograr siembras “resistentes a enfermedades bacterianas, por hongos y virales que disminuyen la producción”. Añadió que las pérdidas se producen por las condiciones climáticas desfavorables que enfrenta el planeta.

Para el doctor Sánchez los productos igualmente se pierden cuando se distribuyen y comercian, “el 40% de las hortalizas y legumbres se dañan u oxidan”; creando una cantidad significativa de residuos luego de la cosecha que van a parar a la basura. Piensa que lo ideal es “alargar la vida útil de los productos”.

Por ello están pensando en elaborar alimentos más nutritivos con compuestos que ayuden a la producción de vitaminas y minerales, y excluir aquellos que no son aptos para algunas personas porque sus organismos los rechazan o son alérgicos. En definitiva producir vegetales, cereales, frutas y legumbres que cubran sus necesidades calóricas siempre tomando en cuenta las condiciones del clima, los suelos y la geografía de cada país.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here