Inicio Noticias Protección ante los contaminantes hormonales en el trabajo

Protección ante los contaminantes hormonales en el trabajo

215
0
Compartir

Recientemente un estudio liderado por el Instituto Nacional de Seguridad Laboral estadounidense ha puesto de manifiesto que las personas que trabajan en la producción, montaje o inyección de bisfenol-A, presenta unos índices muy elevados, entorno al 70% superior al de la población general, de este contaminante en la orina. Antes los datos que desprende esta investigación, se pone en evidencia el hecho de que las personas están expuestas a diario en sus puestos de trabajo agentes contaminantes sin que se prevenga de forma activa.

Además, también se ha demostrado que este contaminante hormonal es bioacumulable, una idea que viene a desmentir que se elimina completamente del cuerpo. Ya que ha quedado demostrado que tras dos día de exposición, el segundo día el nivel de bisfenoal-A presente en la orina es superior al que presentaban las muestras el primer día de estudio.

Consecuencias de estos niveles de BPA en el organismo

Esta exposición no se produce únicamente en la industria productora, sino que hay otros trabajos que también la sufren de forma indirecta. Es el caso de las cajeras de los supermercados, los tickets térmicos están fabricados con esta sustancia. Como consecuencia de una sobreexposición, cientos de niños sufrirán cáncer de mama, problemas reproductivos, obesidad o daños en el sistema neurológico ya que será transmitido esos niveles altísimos durante el embarazo al embrión.

Ante tales circunstancias, es prioritario prevenir la exposición laboral ante los contaminantes hormonales. Por ello, la Comisión empezará a restringir el uso del BPA en el año 2019, aunque no obstante ya se han puesto en marcha otras iniciativas, como es el empleo de vitamina C como sustitutivo de la anterior sustancia. Aun así, no es suficiente y se hace de vital importancia que se actualice la regularización europea en este tema para poder freno a una situación que tiene que revertirse cueste lo que cueste.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here